Torras & Asociados es el único representante en España de Alliott Group, en el área de contabilidad y fiscalidad, una alianza mundial de despachos profesionales independientes especializados en servicios de contabilidad, auditoría, asesoramiento jurídico, asesoramiento fiscal, recursos humanos y finanzas corporativas. Fundada en 1979, Alliott Group cuenta con más de 210 oficinas y más de 4.000 profesionales localizados en más de 60 países que basan su éxito comercial en un profundo conocimiento de las prácticas locales combinado con una vasta experiencia en negocios internacionales.

Fundado en 1955 por Manuel Torras Balbastre y Carmen Soler Doménech, Torras & Asociados ha ido creciendo en su especialización en temas fiscales a la vez que esta materia lo ha hecho en España. En la actualidad dirigen el despacho –donde trabajan más de 20 profesionales- Alfredo Torras Soler, abogado en ejercicio desde 1975, y su hermano Sergio Torras Soler, Inspector de Hacienda en excedencia, que se incorporó a la firma en 2007.


- ¿Cuáles son las principales demandas que les hacen sus clientes?
Estar absolutamente informados de los constantes cambios en materia fiscal que está experimentando nuestro país. No hace falta que le diga que el escenario fiscal está en una situación muy convulsa. El Estado debe reducir déficit  y para ello cambia constantemente la normativa para incrementar la presión fiscal a particulares y empresas. Nuestro cometido es, a partir del objetivo que quieran conseguir, asesorarles de forma flexible, rápida y personalizada, ante cada nuevo escenario.

- ¿Y cómo toma forma ese asesoramiento?
Hay diferentes posibilidades. Una de ellas es la economía de opción, una figura del Derecho Tributario que busca la posibilidad de que el contribuyente encuentre la alternativa fiscal que, dentro de la legalidad, le permita reducir su coste fiscal. Reitero: dentro de la legalidad más absoluta se trata de presentar diversas opciones para que empresas y particulares puedan escoger. 

- ¿Qué opinión le merece la “Ley de medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y el impulso de la actividad económica” creada por el Gobierno
Por un lado, existen medidas que van directas a ampliar la recaudación y otras van dirigidas a incentivar la actividad económica. Para las personas físicas destacaría la supresión de la deducción por adquisición de vivienda en el IRPF. Considero que esto va a ralentizar todavía más la venta de inmuebles. Otra medida para particulares es que las ganancias o pérdidas obtenidas por transmisión de elementos patrimoniales adquiridos con un año de antelación, o menos, se incluyen ahora en la base imponible general cuyo tipo marginal máximo en Cataluña es del 56%.

- Y para las empresas, ¿qué medidas destacaría?
También dos medidas. La primera la limitación al 70% de las amortizaciones fiscalmente deducibles inmovilizado material, intangible y de las inversiones inmobiliarias para los periodos 2013 y 2014 para las empresas que no sean de reducida dimensión. La segunda, está a favor de las empresas, es la actualización de balances lo que permitirá, previo pago de un impuesto, incrementar el valor contable de determinados activos.

- Como Inspector de Hacienda en excedencia, ¿qué opinión le merece la Declaración Tributaria Especial, también conocida como “amnistía fiscal”?
Estamos ante una figura tributaria excepcional, parece que si bien no ha aflorado la cantidad de dinero prevista sí que debemos destacar que ahora entra en el sistema una cantidad de dinero que puede incentivar el consumo y la inversión. Y esto es una buena noticia ante la falta de crédito bancario que estamos experimentando. 

- ¿En su opinión las decisiones políticas marcan las decisiones tributarias? Por supuesto. Los gobiernos, independientemente de su adscripción política, toman medidas fiscales a corto plazo, lo que no beneficia a las empresas ya que la planificación fiscal de una empresa debe pensarse mínimo a cuatro o cinco años vista. Si se cambian las leyes casi cada año es complicado. 

- ¿Cuáles son los planes de futuro de Torras & Asociados?
Mantener nuestra filosofía fundacional, hace ya casi 60 años, ayudar a nuestros clientes para que se beneficien de forma ágil, flexible e individualizada de nuestro conocimiento profundo en legislación tributaria ante un escenario fiscal en cambio constante.
 


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario durante su navegación. Si continua navegando acepta su uso. LeerPolítica de Privacidad.